Encanto y superstición detrás de Jura Single Malts Scotch Whisky

Jura es una Isla ubicada en la costa oeste de Escocia, un sitio lleno de mitos, leyendas e intrigas que sus pobladores comparten con cariño. Los Diurachs (el nombre gaélico para el pueblo de Jura) creen firmemente que la galardonada gama de whiskys de malta que provienen de su isla, promete buena fortuna, hasta para los que lo beben.

La historia de la destilación del whisky de Jura es una historia colorida de engaño, penurias y heroísmo. Hace más de 400 años, la destilación clandestina era común en la isla, hasta que en 1781 se introdujo una prohibición sobre la destilación ilegal que efectivamente puso fin a la destilación del whisky de Jura.

La buena fortuna y el misterio han enriquecido a esta pequeña isla por miles de años, donde existen rumores de brujas, profecías y tumbas de Caballeros Templarios. Su buena suerte se produjo cuando un excéntrico propietario local de bienes raíces hizo el gesto más magnífico de todos – asegurar la supervivencia de la comunidad local a través de la producción legal de whisky.

Jura tiene muchos secretos en su elaboración, que permite crear whiskies únicos, con una gama de sabores que va desde los más ligeros hasta los más ahumados (turbados), y que son justamente estos últimos los que conquistan el paladar y el corazón de muchos.

Para la creación de los whiskis de Jura, se utilizan solo los mejores ingredientes, que aseguran un impacto dramático en el paladar. La cebada, es seleccionada a mano para la malta, y el agua es pura del manantial local Bhaille Mharghaidh, los alambiques de cobre donde se lleva a cabo la destilación son únicos, los cuales garantizan la consistencia de la calidad de cada una de las maltas de Jura, además, se lleva a cabo una larga maduración en barricas que una vez contuvieron algunos de los mejores vinos del mundo, como jerez y borbons.