Ron Flor de Caña recibe la certificación de Fairtrade

Desde hace más de un siglo Flor de Caña está comprometida con el desarrollo comunitario y el cuidado del medio ambiente. En 1913 se fundó la escuela de la compañía y en 1958 el hospital. Luego, hacia fines del siglo pasado comenzaron a colaborar con organizaciones no gubernamentales como principales donantes. Actualmente y desde hace más de diez años, su ron es destilado utilizando en un 100% energías renovables. Estas y otras iniciativas, acercan a Flor de Caña a cumplir con la meta de tener un proceso productivo enteramente sustentable.

Este compromiso con el desarrollo comunitario y el cuidado del medio ambiente ha llevado a que Ron Flor de Caña sea una de las primeras destilerías del mundo en recibir la certificación de Fairtrade (Comercio Justo). Esta certificación–una de las más prestigiosas y rigurosas del mundo–tiene en cuenta la excelencia de las condiciones de trabajo, las oportunidades económicas para los trabajadores, el desarrollo de la comunidad y la sustentabilidad ambiental.

Que Flor de Caña sea un producto Fairtrade no es solo un reconocimiento al trabajo de la destilería. Además aporta recursos directamente a los agricultores y trabajadores involucrados en el proceso productivo. Por cada compra hecha, ellos reciben un porcentaje que pueden usar en proyectos de su elección y de acuerdo con las necesidades de la comunidad. Estos pueden ser una clínica de salud, una escuela, un fondo para becas o un proyecto para el cuidado del medio ambiente, entre otros. Por lo tanto, como representantes de la marca en nuestro país, esta certificación nos alegra ya que reconoce el trabajo hecho por Flor de Caña y empodera a la comunidad de la cual formamos parte.