Jura es una Isla ubicada en la costa oeste de Escocia, sus habitantes Los Diurachs (en gaélico) creen firmemente que los whiskys de malta que provienen de sus tierras, prometen buena fortuna para quienes los beban. Su buena suerte se produjo cuando un  un excéntrico propietario local, en 1810, hizo el gesto más magnífico de todos: asegurar la supervivencia de la comunidad local a través de la producción de whisky. Para 1960, comenzó una nueva era de buena fortuna de la destilería, cuando dos lugareños, Robin Fletcher y Tony Riley Smith reconstruyeron la destilería, trayendo de vuelta su magia y  creando nuevos puestos de trabajo en la isla.
Jura tiene muchos secretos en su elaboración, que permite crear whiskies únicos, con una gama de sabores que va desde los más ligeros hasta los más ahumados (turbados). Solo se utilizan los mejores ingredientes: La cebada seleccionada a mano, el agua pura del manantial local, los alambiques de cobre únicos, y una larga maduración en barricas ex jerez y ex bourbons.

www.jurawhisky.com